Los reclusos utilizan dispositivos móviles de contrabando para llevar a cabo una amplia variedad de actividades ilícitas. Así es como una estrategia de inteligencia digital puede acabar con los dolores de cabeza de forma eficaz.

Desde el exterior, la vida en prisión se ve a menudo como una existencia sin teléfono, aislada del contacto con el mundo exterior. La realidad, sin embargo, es bastante diferente gracias al contrabando de teléfonos móviles, que están llegando a manos de los reclusos de todo el mundo.

Security Magazine considera el problema de los teléfonos móviles ilegales en las cárceles como de proporciones casi epidémicas diciendo: “En Carolina del Sur en 2017, los agentes penitenciarios encontraron y confiscaron un teléfono por cada tres reclusos,… en Oklahoma, es un teléfono por cada seis reclusos. Al menos 15.000 teléfonos móviles o tarjetas SIMfueron confiscados en prisiones inglesas y galesas en 2017, lo que equivale a uno por cada seis reclusos ”. 

Muchos usos pueden ser inofensivos por ejemplo cuando los reclusos usan teléfonos ilegales para hablar con sus novias, comunicarse con miembros de la familia o simplemente buscar cosas en Google por curiosidad, pero un artículo reciente de Louise Matsakis en Wired.com se muestra cómo la reciente locura de TikTok ha generado el Prison TikTok.

Con 800 millones de usuarios en todo el mundoen TikTok hasta la fecha, el servicio de red social para compartir videos se ha convertido en la aplicación más descargada en la tienda de aplicaciones de Apple con un 41 % de los usuarios de TikTok, de entre 16 y 24 años. Como la aplicación ahora está disponible en 155 países, el alcance de los usuarios y su contenido es enorme.

No es sorprendente que los presos que utilizan teléfonos de contrabando hayan accedido en masa a la aplicación, publicando todo tipo de contenido, desde los bailes habituales y las parodias hasta raras imágenes detrás de escena de las condiciones dentro de los centros correccionales con la esperanza de facilitar las reformas penitenciarias.

Sin embargo, en manos de algunos delincuentes, los teléfonos de contrabando se utilizan para fines mucho más oscuros.

ABC News informa: “algunos prisioneros en los estados con la mayor cantidad de incautaciones han usado teléfonos para extorsionar a las familias de otros reclusos amenazándolos con lesiones o muerte. Han tramado estafas complejas, haciéndose pasar por agentes de la ley para aprovecharse de víctimas fuera de la carcel.

“Se han descubierto redes de tráfico de metanfetamina operados por prisioneros con teléfonos celulares, algunos con vínculos con pandillas penitenciarias como la Hermandad Aria, la Banda de la Mafia Irlandesa y las Naciones Unidas de Sangre en al menos cinco instalaciones del sur. Los teléfonos también han jugado un papel en las fugas, con un recluso de Carolina del Sur organizando la entrega de cortadores de alambre y efectivo con drones para su fuga en julio”.

Desde dirigir una red de cocaína, coordinar asesinatos selectivos hasta instigar y organizar disturbios , los teléfonos de contrabando se están convirtiendo en una pesadilla para los encargados de dirigir las cárceles de máxima seguridad.

CASO DE USO DESTACADO: Proteger a los niños explotados detrás de los muros de la prisión.

Recientemente, un centro correccional alemán estaba buscando rastrear los teléfonos de contrabando de los presos bajo la sospecha de actividad criminal ilegal.

Una vez que se confiscaron los dispositivos móviles, la instalación se acercó a Cellebrite para acceder a los datos digitales contenidos en los dispositivos. Las autoridades alemanas descubrieron que los teléfonos habían sido conectados recientemente y se identificó un punto de acceso activado.

Investigaciones posteriores revelaron que los internos en cuestión habían establecido un contrato válido con un operador de telefonía móvil y estaban utilizando su conexión para navegar por Internet. Un análisis adicional de una extracción de la nube reveló una cuenta de la aplicación de Dropbox, que albergaba imágenes de pornografía infantil.

Al final, las autoridades descubrieron toda una red de explotación infantil fuera de la prisión.

Si bien las penas por posesión de teléfonos de contrabando son altas para los presos (en 2010, el presidente Barack Obama firmó una ley que prohíbe los teléfonos celulares para los reclusos en las prisiones federales y exige una sentencia de hasta un año para aquellos encontrados con uno), obtener un dispositivo móvil en prisión no es tan difícil.

Los guardias corruptos los traen, los visitantes los introducen a los prisioneros en (o incluso dentro de) sus cuerpos. Otros los obtienen trabajando con personas de afuera que los introducen de contrabando por encima de las vallas o los arrojan  mediante drones.

A pesar de las sanciones, los directores de correccionales se encuentran inundados con dispositivos, algunos de los cuales son prácticamente caseros. Sin embargo, enviar dispositivos móviles a instalaciones externas para la extracción es costoso y requiere mucho tiempo.

Esta es la razón por la que muchos directores penitenciarios buscan llevar soluciones de inteligencia digital dentro de sus instalaciones para acelerar los tiempos de respuesta en las extracciones de dispositivos y obtener inteligencia aprovechable más rápido, al tiempo que les permite compartir información más rápidamente tanto con otros centros correccionales como también con agencias externas que, sin saberlo, podrían estar rastreando a los mismos delincuentes que las instalaciones que los retienen.

Los desafíos

Los desafíos que rodean a los teléfonos de contrabando dentro de los centros correccionales son numerosos y complicados.

El volumen de dispositivos que se introducen de contrabando en las cárceles es abrumador y la brecha entre la cantidad de teléfonos “ilegales” confiscados mensualmente y los dispositivos nuevos que ingresan se está ampliando.

Sin embargo, confiscar dispositivos es solo la mitad de la batalla. Obtener acceso a los teléfonos básicos o a teléfonos únicos es un problema cada vez mayor. Los presos no utilizan precisamente los últimos iPhones. Algunos están impresos en 3D, otros están hechos de juguetes (si busca en Google encontrará algunos ejemplos creativos). Dar soporte a estos teléfonos básicos de contrabando es un desafío, sobre todo cuando los reclusos pueden dañar muchos deliberadamente durante las requisas.

Además, la falta de experiencia, conocimiento y capacitación por parte del personal interno y del personal externo que se contrata para realizar extracciones es una desventaja real.

Este es un problema digital y hay una solución digital, pero los directores penitenciarios deben reconsiderar el manejo actual a la sobrecarga de teléfonos celulares equipando a su personal con las herramientas adecuadas y la capacitación apropiada para realizar extracciones de datos de teléfonos confiscados en sitio.

Cómo puede ayudar la inteligencia artificial

El personal correccional no tiene el tiempo (ni la paciencia) para revisar miles de mensajes de texto, imágenes y videos. Las cárceles deben aprovechar la inteligencia artificial para sacar a la luz información aprovechable de las montañas de datos que incluso los dispositivos más simples pueden almacenar para encontrar conexiones ocultas. No se trata solo de los datos en estos teléfonos, los tokens pueden llevar a los investigadores a una gran cantidad de datos en la nube que pueden albergar evidencia digital para combatir el crimen.

La mayoría de las plataformas de comunicación, usadas en las cárceles como GTL o Jpay, “monitorear y transcribir” (un híbrido de monitoreo e IA) palabras clave que se pueden integrar en soluciones de inteligencia digital impulsadas por IA como “listas de palabras clave”. Esto asegurará que se realice un análisis completo de todos los datos sin desperdiciar recursos humanos limitados.

La IA también puede automatizar la recopilación, correlación y referencias cruzadas de datos para encontrar indicios ocultos o conexiones inesperadas.

Gestión y colaboración seguras de datos

Al gestionar el proceso de investigaciones, puede ser necesario hacer cumplir los procedimientos operativos estándar y las reglamentaciones pertinentes, y auditar el comportamiento sospechoso de los usuarios. Una plataforma de colaboración centralizada es esencial para monitorear las actividades. También permite que todas las partes interesadas en múltiples ubicaciones dentro de una instalación determinada y entre múltiples instalaciones accedan a los datos relevantes.

La superposición entre los oficiales de inteligencia y los funcionarios de seguridad correccional y las fuerzas de seguridad pública fuera de las instalaciones penitenciarias aumenta cada día, lo que a menudo muestra que varias agencias de aplicación de la ley están rastreando, vigilando o investigando a los mismos grupos criminales sin saber que otra agencia puede estar haciendo lo mismo.

El resultado es que se están formando nuevas relaciones y asociaciones para evitar conflictos dentro de la inteligencia aprovechable y permitir que todas las fuerzas del orden trabajen de una manera más coordinada y colaborativa.

La solución de ID para los centros correccionales

Cellebrite ofrece una solución de inteligencia digital completa e integral para centros correccionales que simplifica el manejo de dispositivos digitales de contrabando con un flujo de investigación que es efectivo, eficiente y manejable con múltiples partes interesadas. La solución se basa en una plataforma de investigación unificada que permite a los directores de los centros penitenciarios acceder, administrar y analizar los datos para obtener inteligencia aprovechable rápidamente, lo que facilita las decisiones de comando y simplifica el intercambio de datos.

Para los ejecutivos de establecimientos penitenciarios, el éxito o el fracaso de construir y operar eficazmente una plataforma de inteligencia digital de contrabando depende en gran medida de la selección del aliado adecuado. En Cellebrite, trabajamos con instalaciones penitenciarias y socios tradicionales de seguridad pública en todo el mundo todos los días para cerrar las brechas de inteligencia y ayudar a construir estrategias efectivas a largo plazo mientras resolvemos los problemas más inmediatos.

Obtenga más información sobre cómo los expertos en inteligencia digital de Cellebrite pueden ayudar a su equipo, aquí.

Share this post