La nube ofrece una oportunidad enorme para la seguridad pública, tanto como potencial fuente de información como recurso transformador para hospedar flujos de trabajo innovadores dentro de las investigaciones. Y, dado que la conservación, la seguridad y la protección de la evidencia es una preocupación clave en todas las instituciones, el paso a la nube puede proporcionar niveles de seguridad y conservación más elevados que las soluciones in situ/ en sitio. Y, más importante, el paso a la nube optimiza los procesos, lo que nos lleva a lo que todos buscamos: mayor rapidez en la resolución de los casos.

Dicho esto, la transición de los flujos de trabajo de las investigaciones a la nube requiere una cuidadosa consideración y un plan estratégico sólido. La buena noticia es que la tecnología existe para que esta transición sea muy factible.

El crecimiento de los dispositivos digitales y los volúmenes de datos que estos contienen provocaron un cambio de paradigma en la forma en que las instituciones abordan la inteligencia digital en sus investigaciones. Actualmente nos enfrentamos a enormes cantidades de información. Las instituciones tienen una gran necesidad de compartir los datos tanto entre sus propios departamentos como con otras instituciones. El mundo está realmente cambiando y obliga a las instituciones a gestionar las investigaciones de una forma nueva.

Transición de los flujos de trabajo a la nube

En comparación con la forma en que se maneja actualmente la evidencia digital en muchas instituciones, la seguridad de los datos en la nube ofrece un mayor control de acceso y de la capacidad de auditoría y una cadena de custodia más sólida.

La tecnología ciertamente puede ayudar, pero las instituciones deben tener en cuenta una serie de elementos antes de dar su primer paso.

  1. La seguridad de los datos:para transferir correctamente los flujos de trabajo a la nube, los responsables de las instituciones deben empezar por plantearse algunas preguntas clave:
  • ¿Quién tiene acceso a mis datos?
  • ¿Mis datos están cifrados en tránsito y en reposo?
  • ¿Quién controla las claves?
  • ¿Dónde se almacenan mis datos y este lugar se ajusta a los requisitos normativos locales? Por ejemplo, ¿es necesario que los datos residan físicamente en mi país?
  • ¿Mi proveedor de servicios en la nube demostró su compromiso con la seguridad al cumplir con los marcos de cumplimiento normativo del sector?
  • ¿Qué nivel de seguridad es más pertinente para mi institución, de entre los que siguen: SOC2, ISO y GovCloud?

Considerar estas preguntas clave por adelantado le ayudará a garantizar que implementará una solución segura en la nube. 

  1. Transferencia de los datos:los dispositivos actuales son capaces de almacenar muchos más datos que los dispositivos de hace uno o dos años. Un solo caso de investigación puede implicar terabytes de datos que deben gestionarse y analizarse cuidadosamente para producir inteligencia aprovechable. En función de su capacidad de carga/descarga, tendrá que analizar su estrategia y lo que almacena en la nube y es posible que desee iniciar los pasos para aumentar su capacidad a largo plazo. 

  2. Procesos:esta es una consideración crítica. Cuando se plantea trasladar su flujo de trabajo a la nube, también debe pensar en todos los procesos que actualmente permiten que su flujo de trabajo funcione, como el control de acceso, el envío, la conservación, la auditabilidad y la creación de una cadena de custodia a prueba de fuego.

    El paso a la nube lo cambia todo, por lo que sus procedimientos operativos estándar deben ajustarse también. Siempre es bueno trabajar con un aliado que pueda asesorarle en este proceso.

  3. Gestión de la evidencia digital:cuando empiece a pensar en trasladarse a la nube, debe tener en cuenta la gestión de la evidencia digital: una vez que ponga en la nube la evidencia digital recolectada de teléfonos y computadoras, tendrá que gestionarla con un sistema que quizá no tenga hoy.

    Aquí es donde una solución como Cellebrite Guardian puede agilizar su gestión de la investigación con una solución sencilla, segura y centralizada que funciona de forma flexible dentro de su ecosistema actual.

El avance rápido de esta transición a la nube es innegable y se está acelerando. Según un informe reciente de la Asociación Internacional de Jefes de Policía, más de la mitad de las instituciones mundiales utilizan o están considerando utilizar la nube, y con razón. La nube ayuda a las instituciones encargadas de la seguridad pública porque:

  • Protege y gestiona los datos de una forma segura.
  • Refuerza la eficiencia operativa.
  • Aumenta la eficacia de las investigaciones.
  • Permite el seguimiento riguroso de las actividades delictivas.
  • Reduce los costos de la institución.
  • Reduce las necesidades de infraestructura.
  • Agiliza la capacidad de colaboración cruzada y de compartir la evidencia digital.

Con la sobrecarga de datos y el crecimiento exponencial de la evidencia digital, las políticas de conservación cada vez más estrictas y la demanda de supervisión y auditabilidad cada vez mayor, la transición de los flujos de trabajo a la nube y la implementación simultánea de soluciones de seguridad de datos para la nueva era de las investigaciones podría ser la forma más eficaz de preparar a su institución para el éxito. La transición a la nube también tiende a ser la forma más rentable de resolver más casos, más rápidamente, y de mantener la seguridad de las comunidades a las que sirve.

Descubra aquí cómo se creó Cellebrite Guardian para hacer frente a todos estos desafíos críticos y más. Diseñado por y para nuestros usuarios, Guardian ofrece a las instituciones de seguridad pública una solución altamente segura y conforme a la normativa que ayuda a gestionar, almacenar, compartir y analizar la evidencia, desde su recepción, pasando por su análisis, hasta el informe final.

Sobre el autor: Todd Bailey se incorporó recientemente a Cellebrite como VP of Cloud Products/vicepresidente de soluciones en la nube. Su experiencia en los sectores público y privado de la industria del software ayuda a impulsar las iniciativas en la nube de la empresa líder mundial en Inteligencia Digital.

Ejecutivo de tecnología con más de 20 años de experiencia, Todd ocupó anteriormente el puesto de Director de Gestión de Productos de TIBCO, en el que gestionó TIBCO Cloud Integration y dio soporte a múltiples usuarios en diversas áreas de las compañías. Este producto obtuvo las primeras posiciones en los informes de analistas de Gartner y Forester bajo su liderazgo.

Le apasiona el desafío de encontrar nuevas soluciones a problemas complejos, descubrir formas innovadoras de proporcionar una experiencia de usuario de primera clase y ayudar a los equipos a ser lo más productivos posible.

Share this post