Porque cada byte cuenta

El perfil digital de la persona típica contiene una extensa cantidad de datos sobre su vida, pensamientos, planes y conexiones. Para los investigadores, los datos digitales son una mina de oro de evidencia. Pero es imposible simplemente sumergirse en ellos, sin tener las herramientas y los procesos correctos implementados.

Con el extenso crecimiento del volumen y complejidad de los datos digitales, obtener los datos puede ser desafiante y las fuerzas policiales deben repensar el proceso de investigación e incorporar un flujo de trabajo de investigación digital integral, desde el principio.

Una comprensión fundamental que genera este cambio es que la evidencia digital debe incorporarse en el proceso de investigación digital integral (EEDI). EEDI presenta una nueva forma de pensar, derribando el modus operandi por silos, en el cual son los especialistas técnicos encerrados en laboratorios los que llevan a cabo las investigaciones digitales. EEDI aprovecha las herramientas y soluciones modernas, empoderando a los investigadores para que lleven a cabo ciertos elementos del proceso de investigación digital.

Esto requiere liderazgo y visión, planes detallados y control de gestión. Para ayudar a un liderazgo así, recomendamos seis factores de éxito clave:

  • Informes y control periódicos los de indicadores clave de desempeño (KPI) – una investigación digital integral (EEDI) que abarque toda la fuerza y múltiples interesados, con miles de usuarios involucrados, necesita gestión y monitoreo rigurosamente eficientes, con estrictos controles de gestión de usuarios.

    Definir desde el primer día las métricas correctas, organizadas en forma de indicadores clave de desempeño (KPI) y contar con herramientas de monitoreo, son las bases esenciales para que dicha gestión sea eficiente y efectiva. Esta herramientas deben diseminar la información a los usuarios y a las herramientas implementadas de forma oportuna, a la vez que los controles administrativos siempre deben proporcionar una forma clara y concisa para monitorizar el desempeño y la eficiencia.

  • Estructura multinivel – La acumulación de pruebas, esperando ser procesada por los laboratorios centrales, pone en riesgo los casos. Las fuerzas policiales deben implementar un flujo de trabajo más distribuido por fuera del laboratorio central, para reducir la acumulación y aumentar la tasa de “casos cerrados”.

    Ahora es posible empoderar a los oficiales e investigadores en el campo, para que recopilen, analicen, compartan y actúen sobre los datos digitales críticos, con herramientas de investigación y soluciones modernas que son fáciles de operar, sin poner en riesgo ninguna de las estrictas normas forenses.

    Distribuir la carga de trabajo en toda la fuerza y el equipo de investigación reduce la acumulación de casos, acelera las investigaciones y entrega la inteligencia digital rápidamente en manos de quienes más la necesitan.

  • Compartir información y colaboración – Cuando se trabaja en un caso, la colaboración entre equipos, personas y casos es fundamental para encontrar la pieza de evidencia específica que podría acelerar la investigación. Teniendo implementadas las herramientas correctas, la información consolidada, de una o varias fuentes, al igual que colaboración entre casos, cuando se necesita y es permitida, puede ayudar a los investigadores a ver un panorama más completo y todas las conexiones críticas.

    Para esto, todos los usuarios deben tener herramientas de gestión de datos fiables que implementen motores de investigación avanzados, además de algoritmos de vanguardia diseñados específicamente para los textos y medios relevantes para las investigaciones específicas.

  • Actualizaciones permanentes de las capacidades y tecnología de ciencia forense digital – Es desafiante mantenerse al día con el volumen, complejidad y velocidad de cambio de los datos digitales. Con la enceguecedora velocidad a la que entran al mercado los sistemas operativos y dispositivos, y con el lanzamiento diario de nuevas aplicaciones sociales, es fundamental tener implementado un plan fiable y factible.

    Esto para asegurar que todas las plataformas y soluciones de investigación digital sean compatibles con los desarrollos tecnológicos de hoy en día, y estén preparadas para afrontar los cambios el mañana.

    La clave es adoptar EEDI como una campaña permanente, dirigida a siempre estar un paso adelante. ¿Cómo? Aliarse con proveedores fiables que estén comprometidos con mantenerlos siempre actualizados con las últimas capacidades que afectan los cambios y desarrollos relacionados con la tecnología digital.

  • Desbloquear la inteligencia desde el interior – Hoy en día las investigaciones comienzan con la adquisición de datos de los dispositivos digitales. Pero cuando el dispositivo está bloqueado, dañado o contiene datos de aplicaciones en formatos o con tecnologías de encriptación desconocidas, el proceso de investigación puede demorarse, incluso antes de comenzar.

    Superar esta barrera se convierte en el primer paso crítico. Incluso con las herramientas forenses digitales más sofisticadas, puede ser necesario contar con experticia y habilidades adicionales para tener acceso a los datos y aflorar la información crítica, que de otra forma se puede omitir.

  • Desarrollo permanente de habilidades y conocimientos – De la misma forma como las plataformas y soluciones deben ser actualizadas con la última tecnología de extracción, decodificación, análisis y generación de informes, también las personas que las manejan deben ponerse al día. Es fundamental contar con plan de capacitación, actualización de certificaciones y re-certificaciones para mantener a los profesionales siempre a la vanguardia de la tecnología.

    Mediante la alianza con los mejores y más reconocidos profesionales del sector, los investigadores, examinadores y demás personal de cumplimiento de la ley pueden entrenarse de nuevo y actualizarse de forma periódica, para lograr su máximo potencial y cumplir sus metas.
Share this post